sábado, 13 de enero de 2018

La red


Seguro que os estáis preguntando la razón del título de esta publicación: “la red”. A medida que vayáis leyendo los datos que iré mostrando a continuación enseguida la pregunta tendrá respuesta, no así muchas otras que comenzarán a  surgir entre cada uno de vosotros. De todos es conocido el dicho de que “la realidad supera a la ficción”, y seguro que también esa frase se os empieza a pasar por la cabeza a medida que continuéis leyendo lo que aquí se cuenta por primera vez. Un dicho más antes de comenzar, pon algo a la vista de todos y nadie se dará cuenta de ese algo, pero..., ¿seguro que nadie se dará cuenta?
Pues tras esta pequeña introducción ahora sí es el momento de empezar a facilitar los datos que se pueden ver en nuestra ciudad. De nuevo esta vez vamos a empezar por los cerros de Palencia, o las pirámides de Palencia, cuya importancia bien es conocida por unos pocos, y bien ha sido ocultada a la inmensa mayoría de los palentinos. Voy a comenzar recordando uno de los datos que bien seguro que recordaréis, la distancia existente entre el cerro del Otero y el cerro de San Juanillo, los dos “cerros” gemelos que han contemplado a lo largo de la historia los acontecimientos que han tenido lugar en Palencia. La distancia entre ambos cerros es 666 metros, y una vez dicho esto es la hora de dar otro dato, la distancia entre el cerro del Otero donde se eleva el Cristo del Otero y el desaparecido cerro de la “Pata de Lobo”, ubicado entre el cerro de San Juanillo y el del Otero. Esa segunda distancia es de 326 metros. Hasta ahora esta cifra no dice en teoría nada ni llama la atención, el 666 sí y como recordaréis en anteriores publicaciones se mencionó la relación directa existente entre este número y la proporción divina. Quiero que ahora os fijéis en un detalle, y es que para ver lo único que hay que hacer es  mirar con mucha atención. La escultura del Cristo del Otero está colocada de tal manera que desde ella a la cima del cerro de San Juanillo hay 666 metros y desde ella a la cima del desaparecido cerro de la Pata de Lobo existían 326 metros. Quedaros en la memoria con ese dato, ahora vais a empezar a ver la razón por la que os digo esto.
En los anteriores artículos se ha mencionado que “Victorio Macho lo sabía”, es decir, sabía la enorme importancia de estos cerros y sus proporciones divinas, así como su doble correlación con varias estrellas de la constelación de la Osa Mayor.  Ahora una nueva pregunta: ¿alguien más lo sabía? Para responderla tan sólo tenemos que observar con muchísima atención y fijarnos en aquello que nunca nos hemos fijado.
Voy a comenzar a recorrer nuestra ciudad, Palencia, y voy a empezar por los edificios religiosos más destacables, y, cómo no, el primero de todos es la Catedral de Palencia, o la Bella Desconocida, como también se la conoce. Bien conocéis que vista desde  lo alto en ella lo que inmediatamente se reconoce e identifica es su crucero, digamos que es el eje clave de la catedral, recordad su orientación hacia los solsticios... Pues de nuevo voy a partir de esa línea, pero más en concreto, y para definir un punto característico y único, voy a coger su centro, es decir, el punto central del crucero de la catedral de Palencia, y desde allí voy a trazar dos líneas rectas hacia dos edificios religiosos también muy reconocibles para todos los palentinos. El primero de ellos es la iglesia de San Pablo, así que voy a tratar de entrar en línea recta desde el crucero de la catedral a la puerta principal de la iglesia de San Pablo. ¿Sabéis cuál es la distancia existente? Pues resulta que son 326 metros, ¿curioso verdad?, la misma distancia existente entre las cimas de los cerros del Otero y de la Parta de Lobo. ¿Será una simple coincidencia? Pues pudiera ser que sí, así que para saber si es así o no voy a seguir caminando, y de nuevo regreso al punto de partida, al punto central del crucero de la catedral, y esta vez me voy a dirigir en línea recta hasta la puerta principal de acceso a la iglesia de San Agustín, en plena calle Mayor. Sería demasiada coincidencia que de nuevo se observara entre ambos puntos una distancia que fuese igual a una cifra perfectamente reconocible, pues bien, resulta que la distancia existente es la misma, 326 metros, es decir, son dos puertas de dos edificios religiosos que distan la misma distancia al centro del crucero de la catedral que lo que distaban las cimas de los cerros del Otero y de la Pata de Lobo.
Si todo esto no es casualidad, sino que se trata de algo realizado a propósito con el fin de representar en nuestra propia ciudad las relaciones longitudinales existentes entre los cerros, necesariamente la segunda de las distancias, los 666 metros, deben estar representados a su vez entre los principales edificios religiosos de Palencia. ¿Será verdad, o las dos distancias anteriores coincidirán por “simple casualidad”?
Pues de nuevo voy a tomar como punto de partida el centro del crucero de la catedral de Palencia, y me encamino a recorrer en línea recta 666 metros, y entonces, sorpresa, al llegar al final de esos 666 metros resulta que me encuentro en el centro de la iglesia de San Lázaro, es decir, la cifra 666 representada de nuevo entre el principal edificio religioso de la capital palentina y una de sus iglesias.
Intrigante, ¿verdad? Quizás no sepáis ni qué decir al estar leyendo esto, pero yo os anticipo que es tan solo el principio de lo que está por contarse, tan sólo tenéis que seguir leyendo teniendo muy presente una cosa, la relación en distancias 666, 326 ha de repetirse continuamente ya que es la forma de representar a nuestros cerros utilizada ya en el momento de la edificación de estos edificios sagrados, fijaros bien:
Cerro de San Juanillo à Cerro del Otero (666 metros);  Cerro del Otero    à Cerro de la Pata de Lobo (326 metros).
Centro iglesia San Lázaro à Centro crucero catedral (666 metros);  Centro crucero catedral à Puerta iglesia de San Agustín (326 metros).
Centro iglesia San Lázaro à Centro crucero catedral (666 metros);  Centro crucero catedral à Puerta iglesia de San Pablo (326 metros).
¿Lo veis?, la relación existente entre los cerros representada por dos veces equivaliendo la posición de la catedral de Palencia a la del Cristo del Otero.
 

Toca continuar analizando la situación, y ahora voy a proseguir en la iglesia de San Pablo, pero esta vez me voy a situar no en su puerta de acceso principal, sino en la puerta de acceso lateral, ¿puede ser que desde esta puerta hasta otro edificio religioso de nuestra ciudad existe una longitud de nuevo llamativa a nuestros ojos? Pues resulta que sí, que si trazamos una línea recta desde la puerta de acceso lateral a la iglesia de San Pablo y recorremos 326 metros nos encontramos en la puerta de acceso a la iglesia de las Agustinas Recoletas. De nuevo una cifra sorprendente, lo cual evidencia que ya nada es casualidad, sino que esas cifras estuvieron muy presentes al construir estos centros religiosos.

En la primera parte de este artículo hice mención a que recordaseis el dato de que la escultura del Cristo del Otero dista de dos puntos clave, la cima del cerro de San Juanillo y la cima del cerro de la Pata de Lobo 666 y 326 metros respectivamente. Quizás tras lo anteriormente relatado penséis que en un pasado todo ello era perfectamente conocido y por eso los principales edificios de nuestra ciudad fueron construidos teniendo en cuenta estas dos distancias, 666 y 326, pero, ¿y si en el presente se hubiera seguido haciendo? ¿Y si esto se hubiera hecho en décadas y siglos pasados pero también se estuviera realizando a día de hoy?

Pues vamos a comenzar, y vamos a ir analizando con otra vista los diferentes puntos emblemáticos de nuestra ciudad, o mejor dicho, esculturas, y seguro que no os vais a creer lo que sucede y se ha estado realizando de manera oculta a la inmensa mayoría de la ciudadanía palentina.

Vamos a empezar por la escultura titulada “150 x 150 x 150”, un cubo ubicado en la rotonda del cruce de las calles Isaac Peral y Ortega y Gasset. A simple vista, una simple rotonda decorada con una escultura, pero como digo vamos a mirar con otros ojos. ¿Y si en esa escultura estuvieran de alguna manera reflejadas las distancias existentes entre los cerros? Se debe entonces buscar otro “punto emblema” en nuestra ciudad donde eso se cumpla.
 
Fijaros ahora en la columna de piedra solitaria que hay en la Huerta de Guadián, ubicada en pleno césped, detrás de la iglesia románica de San Juan, a simple vista puede pasar como decoración de este céntrico parque palentino, que precisamente es el  lugar  elegido  todos los años para llevar a cabo la muestra de arte expo-aire.  
Muy cerca de esa columna es donde se aglomera el público para presenciar el discurso inaugural de esta conocida exposición,  pero, ¿cuál es la distancia de esta columna a la escultura “150 x 150 x 150”? Pues la respuesta os sorprenderá: 666 metros.
Vamos a seguir analizando otros lugares, por si esto fuera simple “casualidad”. Ahora nos fijamos en otro “punto emblema” de Palencia, el palomar del parque de los Jardinillos, ¡quién no conoce este palomar en Palencia! Pues vamos a fijarnos en él pero con otros ojos, ¿ya lo habéis hecho? Pues bien, ¿existirá una escultura que esté situada a una distancia  “asombrosa” de este palomar?  
La respuesta es sí, nos tenemos que ir a la rotonda ubicada entre la Avenida de los Derechos Humanos y la carretera de Santander, allí tenemos una fuente y en su centro una escultura, la perteneciente al “homenaje a los artistas palentinos”. Resulta que desde ese monumento hasta el palomar de los Jardinillos hay 666 metros, de nuevo, la cifra se repite.




Proseguimos, y esta vez nos vamos a ir a la escultura del cañón como coloquialmente decimos, o mejor dicho el monumento a la paz, ubicado en la plaza Cervantes, muy cerca de la catedral de Palencia. A simple vista una escultura que embellece el entorno de este monumento, pero vamos a hacer lo mismo que en el caso anterior, y vamos a buscar otro “punto emblema” en nuestra ciudad. Nos vamos a ir en esta ocasión hasta el parque Isla Dos Aguas, en concreto a la escultura que en él se puede ver titulada “Volatería”, y diréis, ¡pues va a ser muy poco casual que de nuevo se dé una cifra “mágica” entre las distancias existentes entre ambas esculturas! Pues de nuevo se da esa “casualidad”, la distancia entre el cañón y ”Volatería” es de 666 metros. ¿Casualidad? Pues ya parece ser que no, que no es tal casualidad, pero vamos a seguir por si acaso, y vamos a buscar otro “punto emblema”. Nos vamos a ir a la escultura dedicada a Ponce de León, y ahora recordad que el Cristo del Otero como escultura une dos puntos que distan de él 666 y 326 metros. El primer punto que dista 666 metros de la escultura “Volatería” es  la escultura del cañón, nos falta el segundo que diste 326 metros, ¿sabéis cuál es?, pues resulta que el monumento a Ponce de León dista 326 metros de la escultura “Volatería”. Esto ya no es casualidad, esto está perfectamente planificado, está hecho por la mano del hombre. Pero vamos a seguir un poco más, y ahora nos centramos en la escultura de Ponce de León, que como ya se ha dicho dista 326 a la escultura Volatería”, por lo que para completar el mismo ciclo que realiza la escultura del Cristo del Otero, se debe encontrar otro “punto emblema” que diste de esta escultura 666 metros. ¿Sabéis cuál es esa escultura? Es la que se encuentra en la Plaza de la Constitución, la distancia entre la escultura de Ponce de León y la de la Plaza de la Constitución es de 666 metros. De nuevo todo estaba medido y calculado, y nada de esto nos han contado.


 

Ahora toca analizar la escultura que se colocó el año pasado en la calle Mayor en conmemoración del  L aniversario de la muerte del  gran maestro escultor Victorio Macho, que, a simple vista, otra vez puede pasar como otra escultura que decora esta céntrica calle arterial de Palencia, pero como os he dicho siempre hay que mirar con otros ojos, puesto que al hacerlo se ve todo aquello que no nos han contado.



Pues vamos a hacerlo de igual manera, vamos a buscar otro “punto emblema” en nuestra ciudad directamente relacionado con esta escultura, y ahora nos vamos a ir hasta la escultura que decora la fuente existente en el parque de las Huertas del Obispo, el friso del monumento al almirante Grau.



¿Sabéis cuál es la distancia entre ambas esculturas? Pues es de 666 metros, la misma que dista el cerro de San Juanillo del Cerro del Otero, la misma cifra que Victorio Machó quedó plasmada en el corazón del Cristo del Otero.  Y ahora pues nos toca seguir  con el ciclo, y esta vez ese monumento de las Huertas del Obispo nos da la pista para saber cuál es el nuevo “punto emblema”, la pista es el agua. ¿Existe un “punto emblema” que  siga con el ciclo de los cerros y diste 326 metros a la escultura en homenaje a Victorio Macho ubicada en la calle Mayor? La respuesta es que sí, ese “punto emblema” es el pozo ubicado en el patio del claustro de la catedral de Palencia. De esa manera ya tenemos un ciclo completado, la escultura homenaje a la muerte de Victorio Macho dista 666 metros a la escultura de la fuente de las Huertas del Obispo y 326 metros al pozo de la catedral.


Pues si con esto todavía no os habéis sorprendido vamos a seguir, y vamos a continuar analizando la escultura homenaje a Victorio Macho. Vamos a buscar de nuevo dos “puntos  emblema” y seguro que estáis pensando, “no puede ser”. Pues vamos a ver, nos vamos a otro monumento, en concreto al monumento dedicado a la primera universidad de España ubicado en la plaza de San Pablo. Resulta que la distancia desde el monumento en homenaje a Victorio Macho hasta el monumento a la primera universidad es de 326 metros, justo la distancia existente entre el cerro del Otero y la “Pata de Lobo”, pero nos falta un punto más que debe distar 666 metros de la escultura homenaje a Victorio Macho, ¿sabéis cuál es ese punto? El comienzo de la espadaña de la iglesia del barrio de San Juanillo.


Puede ser que hasta ahora lo que habéis leído os haya impactado, y no es para menos ya que estamos comenzando a ver que nada se ha hecho al azar, pero falta mucho por decir, por lo que vamos a proseguir  analizando, y siempre debemos verlo todo como nadie nos ha enseñado a mirar, que es justo como han mirado quienes han diseñado este complejo entramado, esta red.



¿Os dais cuenta de lo que está pasando? ¿Recordáis la relativamente reciente inauguración de este monumento dedicado a Victorio Macho con muchas autoridades presentes? ¿Alguien os habló de esto? Nadie os ha hablado de esto hasta ahora, se ha mantenido oculto mientras la inmensa mayoría simplemente se fijaba en la escultura, alguien sabía perfectamente lo que se estaba haciendo, y esto es verdaderamente lo que está pasando, si os dais cuenta, no han cesado las inauguraciones de nuevas esculturas en nuestra ciudad, y pese a ello, no sabíamos ver lo que teníamos ante nosotros, que es mucho más que una escultura.



Y un dato más, ¿sabéis cuál es la distancia existente entre el monumento a la primera universidad ubicado en San Pablo y el pequeño “humilladero” existente junto a la dársena del Canal de Castilla? Pues es 666 metros.




Voy a seguir, y realizo una nueva pregunta:  ¿Qué es lo que sucede con la escultura de Jerónimo Arroyo ubicada en la Bocaplaza de la Plaza Mayor? Se trata de escultura más que conocida en nuestra ciudad en la que si se cumple lo que hemos visto anteriormente necesariamente debe  tener idénticas correspondencias, así que vamos a comenzar a analizarla. Resulta que la escultura realizada en el tronco de los árboles de la entrada de la Huerta de Guadián dista 666 metros con respecto a la de Jerónimo Arroyo, ya tenemos la primera de las cifras. La segunda se encuentra en uno de los mayores iconos de Palencia, la torre de la catedral, que se encuentra a 326 metros de esta escultura. Por lo tanto estamos viendo que de nuevo aparece el ciclo de los cerros en la distribución de esta escultura, pero, ¿existirán más relaciones en ella con estas distribuciones. He citado la torre de la catedral, la “columna” que desde hace siglos hasta la actualidad forma un referente visual de nuestra ciudad por su altura. ¿Puede ser que otra “columna”  sirva de nuevo punto emblema para que las relaciones longitudinales existentes entre los cerros se vuelvan a dar en la escultura homenaje a Jerónimo Arroyo. Pues si lo pensáis un poco, otro edificio emblemático de nuestra ciudad es el Instituto Jorge Manrique, o Instituto Viejo, como también se le conoce popularmente. De nuevo, si se traza una línea desde la torre de este instituto que finalice en la escultura de Jerónimo Arroyo la distancia recorrida es de 666 metros, y es más, esta cifra se vuelve a repetir de nuevo si desde el perímetro de la rotonda ubicada en la Avenida de Cuba, en las proximidades del cuartel de la Guardia Civil trazamos una línea recta que nos lleve hasta la escultura de Jerónimo Arroyo, otra vez 666 metros.>
Pero esto no termina aquí, ya que si de nuevo retrocedemos  hasta la escultura dedicada a Jerónimo Arroyo y caminamos en línea recta hacia la Huerta de Guadián  resulta que llegamos a las esculturas talladas directamente en troncos de árboles ubicadas a la entrada del parque  tras recorrer 666 metros como ya he mencionado, y si ahora continuamos caminando en línea recta desde esas esculturas otros 666 metros, ¿a dónde creéis que llegamos? Pues a la rotonda en la que se eleva la P de Palencia.
Seguro que en este punto o bien os parece todo imposible, o bien estáis comenzando a ver que todo está ubicado de manera más que intencionada. Pero podemos seguir más aún, y es que si desde la rotonda de la P de Palencia caminamos 326 metros en línea recta llegamos al centro del estadio de La Nueva Balastera, y es más, si retrocedemos de nuevo hasta la rotonda de la P y recorremos esta vez 666 metros pero en otra dirección más hacia el oeste resulta que llegamos a la rotonda ubicada junto al cuartel de la Guardia Civil tras recorrer esos 666 metros. ¿Qué os parece? La red se extiende por todas partes, la red cuyo patrón son los cerros de nuestra ciudad, su origen está en los cerros y con ello, el origen y la historia de Palencia también, historia que ha permanecido oculta para la inmensa mayoría de los palentinos. Es hora de que abráis los ojos y veáis todo lo que no nos han contado.
 

Aquí he de hacer un paréntesis para indicar que en este caso he hablado de la referencia de algunas rotondas, y en las rotondas estamos muy acostumbrados a que se coloquen esculturas, pero, las esculturas no pueden guardar estas relaciones longitudinales entre sí a menos que las rotondas hayan sido diseñadas y ubicadas específicamente para tal fin, digamos que las rotondas son los cimientos de la casa en la que se debe instalar la escultura, y lo primero a realizar en las obras de una casa es la cimentación, seguro que ya habéis entendido lo que os quiero decir. El tema de las rotondas le trataré más adelante, tan sólo os lo menciono en este pequeño párrafo para que sirva de anticipo.

Vamos a seguir recorriendo las esculturas de Palencia, y esta vez nos vamos a ir a la plaza de la Inmaculada, lugar donde se asienta la escultura dedicada a la Inmaculada Concepción, o la Virgen de la plaza de la catedral como muchas personas dicen. ¿Es posible que exista otra escultura que diste de esta imagen una distancia “especial”? ¡Que no os dé miedo, tan solo estoy diciendo lo que tenemos continuamente delante de nuestros ojos y somos incapaces de ver! Pues en esta ocasión nos vamos a ir al recinto del edificio de usos múltiples de la Junta de Castilla y León, ubicado junto a la Avenida de Simón Nieto. Allí, en la parte anterior al edificio, se encuentra ubicada una columna metálica con un aspecto oxidado. Resulta que la distancia desde esta columna a la escultura de la Inmaculada de la plaza de la catedral es de 666 metros.

Seguro que cuánto más leéis más os sorprendéis, durante tantísimo tiempo lo hemos tenido siempre delante de nuestros ojos y no lo hemos visto, al igual que éramos incapaces de  comprender lo que los cerros nos transmitían.


 


 


Toca desplazarnos hasta la obra escultórica en homenaje al deporte palentino, ubicada en la rotonda que conecta las calles Ferrocarril, Jardines y Antonio Machado.
 
De nuevo esta escultura aparece como marca identificadora de una distancia, 666 metros, y es que si nos desplazamos desde ella hasta una plazoleta ovalada ubicada en la manzana del lateral del Instituto Jorge Manrique la distancia existente es de 666 metros, y por si esto fuese poco ¿sabéis lo que se puede ver en el pavimento de esa plazoleta? Una estrella con sus correspondientes rayos. ¿Empezáis a unir las piezas del rompecabezas? Una estrella, la más brillante de la constelación de la Osa Mayor, de nombre Alioth, una distancia de 666 metros, dos puntos, dos cerros, formas circulares..., ¿os recuerda a anteriores artículos? Por supuesto que os empezáis a dar cuenta, abrid bien los ojos, puesto que ha estado siempre delante de vosotros y nunca lo habéis visto.
Vamos a seguir en la escultura homenaje al deporte palentino, que como he dicho se encuentra dentro de una rotonda y la red necesariamente debe continuar. Observando de nuevo con detenimiento  la ubicación de esta escultura como no nos han enseñado nunca a mirar se puede ver que la distancia 666 vuelve a aparecer de nuevo, esta vez si se traza una línea recta desde esa rotonda hasta la escultura homenaje a la ONCE, en las proximidades de las conocidas como casas del hogar, habremos recorrido 666 metros. 
Pero no queda ahí la cosa, sino que vamos a continuar recorriendo la red, y esta vez desde la escultura de la ONCE vamos a caminar de nuevo en línea recta 666 metros hasta otro lugar. ¿Sabéis a dónde llegamos?, pues al conjunto escultórico titulado “El Paseo” ubicado en la rotonda existente en el Paseo de la Julia.
Es decir, con este último dato se han enlazado cuatro lugares emblema distantes entre ellos una distancia de 666.


Recapitulando: Plazoleta ovalada tras instituto Jorge Manrique --> Escultura homenaje al deporte palentino (666 metros); Rotonda que contiene escultura homenaje al deporte palentino --> Escultura homenaje ONCE (666 metros); Escultura homenaje ONCE --> Escultura “El Paseo” (666 metros).
Pero a los datos anteriores he de agregar uno más, la distancia existente en línea recta entre la escultura homenaje a la ONCE y el monumento a los donantes de sangre, que es nada más y nada menos 666 metros.



Y ahora, aunque parezca imposible ,voy a seguir, ya que resulta que la distancia existente entre el monumento a los donantes de sangre y la rotonda donde en la actualidad se encuentra la escultura homenaje a Diario Palentino es de 326 metros, de nuevo un número más que familiar, de nuevo las distancias existentes entre los cerros del Otero y de San Juanillo y del Otero a la Pata de Lobo plasmados en las distancias entre esculturas de muy reciente colocación.






Y es más, como si fuera lo imposible entre lo imposible, voy a dar un dato más, la distancia entre el monumento al deporte palentino y el labrador situado en Plaza España es de 666 metros. Ver para creer, esta es la red existente en Palencia oculta a la ciudadanía. ¡Despertad, que todo esto se ha hecho delante de todos como si estuviéramos dormidos sin que nos diéramos cuenta, despertad!



 
Voy a continuar con más esculturas que a los ojos de cualquiera, sin ver más allá, tan sólo serían decoración de las calles de Palencia, pero que mirándolas realmente y usando la mente, enseguida es sencillo percatarse que son mucho más que simples motivos ornamentales después de todo lo que hasta ahora he explicado.

Esta vez me voy a desplazar hasta la escultura del Campesino Ibérico, ubicada en la rotonda situada en la intersección de la Avenida de Simón Nieto y la Avenida de Asturias.


 ¿Sabéis que distancia existe entre esta escultura y el monumento dedicado a las víctimas de Gaspar Arroyo ubicado en las Huertas del Obispo? Pues 326 metros, es decir, la misma distancia que existía entre la cima del cerro del Otero y la cima del cerro de la Pata de Lobo.



¿Y sabéis que distancia existe desde el Campesino Ibérico al monumento a la primera universidad ubicado en la plaza de San Pablo?, pues exactamente la misma, 326 metros. De  nuevo tres esculturas ubicadas a una distancia precisa, de nuevo la red oculta en toda Palencia se sigue extendiendo, y seguro que cada vez os surgen más y más preguntas, aunque se puede imaginar la sensación que podéis estar sintiendo al estar leyendo este artículo, pero no es nada más ni nada menos que lo que tenéis todos los días delante de vuestros ojos, y al tenerlo tan cerca no lo prestáis atención, y por eso, no habéis sido capaces de verlo.


Como seguro que os estáis preguntando, del monumento a la primera universidad ya he hablado antes, esta es la segunda vez que le menciono, así que voy a recapitular un poco para que veáis lo que comienza a suceder, que seguro que os impresiona aún más de lo que ya os ha impresionado lo que hasta ahora habéis leído, si avanzamos 326 metros desde la escultura del Campesino Ibérico llegamos a la monumento a la primera universidad de la plaza de San Pablo, y si ahora desde este nuevo punto volvemos a avanzar otros 326 metros en línea recta llegamos a la escultura homenaje a la muerte de Victorio Macho. Es más que evidente que nada es casual, los nodos y las ramas de la red oculta de Palencia se comienzan a extender por toda la ciudad sin que la inmensa mayoría se  haya ya no sólo dado cuenta, sino que ni siquiera ha llegado a imaginarlo, y quizás ahora mismo os estéis preguntando, ¿pero esto qué es?

Voy a coger ahora una escultura inmensa. ¿Qué os parece si nos vamos hasta la iglesia de San Antonio? Vámonos a ella, seguro que ya sabéis a lo que me estoy refiriendo:


 

Esta vez la escultura está justo al fondo de este edificio religioso, en lo más alto, es la cruz. Cruz, iglesia, bautismo..., nos falta un elemento, el agua.  ¿Puede estar este elemento ubicado a una distancia sorprendente de esta cruz de nuevo relacionada directamente con los cerros? Antes de seguir leyendo pensadlo un poco, ¿qué pensáis de esto? Y pensad un poco más, ¿qué pensáis de todo lo que habéis leído hasta ahora? Sorprendente cuanto menos, ¿verdad? Respondiendo a la pregunta del agua, se encuentra a 666 metros de la cruz, en la fuente de la Plaza San Carlos Borromeo, 666 metros de distancia entre esta fuente y la cruz, a la vista de todos sin que nadie lo vea.

Seguro que ahora mismo estáis impactados ante todos estos datos, pero no terminan aquí ni mucho menos, sino que esta red se ha tejido a lo largo de toda la ciudad de Palencia, y no solo son todos “puntos emblemas” de esta red las esculturas citadas, sino que también son “puntos emblemas” puntos estratégicos de los edificios civiles de nuestra ciudad en los que se aglomera una cantidad muy importante de personas, algo que supera todo lo imaginable.


Cito un ejemplo, la distancia desde  la fuente ubicada junto a la Iglesia de San Miguel hasta la escultura monumento al maestro de la plaza de la Inmaculada es de 326 metros, pero a su vez la distancia existente desde la fuente ubicada junto a San Miguel hasta la puerta principal de acceso al colegio Blas Sierra es de 666 metros. Las distancias existentes entre los cerros son usados constantemente para conectar los principales lugares de nuestra ciudad.



Con total seguridad la incredulidad es la reacción que está surgiendo entre vosotros, voy a decir una frase que creo que es adecuada para este caso, aquí podéis ver lo que hasta ahora no habéis visto, por lo tanto la frase “si no lo veo no lo creo” resulta muy acertada para la ocasión.  Pero ahora voy a dar un nuevo dato, la distancia desde la fuente ubicada junto a la iglesia de San Miguel  hasta  el pedestal en el que se levanta la escultura al cofrade palentino junto a la iglesia de San Pablo es de 666 metros.

Voy a dar un dato más, la distancia existente entre la puerta principal del Instituto Alonso Berruguete a la entrada más antigua del hospital Río Carrión es de 666 metros, pero por si esto fuese poco voy a dar un dato más, la distancia existente de la entrada del instituto Alonso Berruguete al árbol escultura ubicado a la entrada de la Huerta de Guadián es de 666 metros, ¿sorprendente, verdad?
 

Y una cosa más, sabéis la distancia existente entre las esculturas realizadas en madera de la entrada en la Huerta de Guadián y la escultura dedicada a Berruguete en la plaza Mayor, pues 666 metros.

Pero toca seguir, y esta vez he de centrarme en la estación de RENFE, la distancia existente desde el centro de la zona de entrada de la estación de trenes hasta el centro del pabellón municipal de deportes es de 666 metros, y de igual forma la distancia desde la estación de RENFE al comienzo del edificio de la Tejera de D. Cándido Germán donde se empezó a construir el Palacio de Congresos y Exposiciones de la ciudad de Palencia es de 666 metros. Pero es más, la distancia del centro de la zona de acceso a la estación de RENFE a la zona del  centro de la iglesia de San Ignacio y Santa Inés en el barrio del Cristo es de 666 metros, y esto no acaba aquí, la distancia de la estación de RENFE al centro de la plaza de toros de Campos Góticos es de 666 metros. Pero hay más, y es que la distancia desde el punto de la Tejera que dista 666 metros a la estación de RENFE con respecto a la entrada al complejo deportivo de Campos Góticos donde se encuentran las piscinas climatizadas es de 666 metros.

Existen más relaciones directas con esta medida entre entradas a edificios públicos y obras escultóricas. Esta vez nos vamos a ir hasta el edificio del Ayuntamiento en plena plaza Mayor y nos vamos a colocar en su puerta, ¿sabéis que distancia existe desde ese punto hasta la reproducción de uno de los pináculos de la catedral de León ubicada en la plaza de León? Pues de nuevo una cifra muy reconocible, 326 metros la distancia que existía entre la Pata de Lobo y el cerro del Otero.




Esto no se hace por casualidad, se trata de un planeamiento claramente diseñado y llevado a cabo a través de diferentes décadas, una planificación que quiero recalcar ha permanecido totalmente oculta a la ciudadanía palentina.


Vuelvo en este punto al tema de las rotondas, son muchas las que se encuentran distribuidas a lo largo de la ciudad de Palencia, algunas con décadas de antigüedad, otras relativamente recientes, pero al fin y al cabo planificadas y diseñadas conforme a un modelo urbanístico. ¿Existe en la forma de elección de la ubicación de las rotondas un modelo  o patrón predefinido en base al cual se tenga que posicionar una rotonda en una o en otra posición? Pues voy a citar varios casos para que reflexionéis, y voy a comenzar con la rotonda ubicada en la parte posterior de la iglesia de San Lázaro, en la confluencia de las avenidas Casado del Alisal y Manuel Rivera.


 

Desde prácticamente su centro se puede trazar una línea recta de 326 metros de longitud que conecta con otra rotonda, la ubicada justo delante de la Huerta de Guadián, en la confluencia de las Avenidas Manuel Rivera y Modesto Lafuente. ¿Comenzáis a ver la relación que hay entre rotondas y esculturas? Si se parte que se quiere colocar dos esculturas a una distancia predeterminada, y que esas esculturas deben ir sobre rotondas, lo primero a ejecutar son las obras de construcción de las rotondas. Ahora seguro que ya lo veis mucho más claro, recientemente se ha instalado un conjunto escultórico en homenaje a San Juan de Dios en la rotonda ubicada tras la iglesia de San Lázaro, para que se siga manteniendo las distancias existentes entre los cerros, es decir, los 326 metros, ahora basta con colocar otra escultura en la rotonda existente junto a la Huerta de Guadián, es decir, todo está planificado de antemano, nada es casual. Para que lo veáis aún de forma más clara voy a citaros más ejemplos.




Sigo en la rotonda de la Huerta de Guadián, y desde el interior de la misma recorriendo en línea recta  666 metros llego a la columna u “obelisco” de las instalaciones de la Policía Municipal.




Simplemente sigo el patrón dado por los cerros, y como os estáis dando cuenta comienzo a desplazarme entre los puntos más singulares o característicos de la ciudad con una precisión asombrosa. Y ahora un dato también de nuevo asombroso, la distancia desde la puerta de la iglesia de San José hasta el monumento del soldado de la Avenida de Madrid es de 326 metros, ¿os sorprende?

Ahora me sitúo en otra zona de la ciudad, esta vez tenemos que ir al conocido como Sector 8, que como sabéis es la zona de ampliación de la ciudad en la que se construyó el estadio de la Nueva Balastera, y vamos a fijarnos en dos rotondas, la primera es la que se encuentra junto al recinto ferial, rotonda en la cual se ubica la P de Palencia. La segunda rotonda es la que se encuentra en la carretera de Villalobón, justo en la zona de la salida de Palencia en la que dejan de existir edificaciones. Resulta que si unimos con una línea recta los dos puntos más próximos de ambas rotondas la distancia que obtenemos es de 666 metros, evidencia de que todo está más que planificado, y todo se ha hecho a escondidas de los ciudadanos de Palencia. Pero no me detengo aquí con el tema de las rotondas, sino que voy a mencionar un nuevo dato muy llamativo, la distancia de la P de Palencia a la torre del edificio de los bomberos es de 666 metros. Una y otra vez la cifra se repite y recorre toda la ciudad entre los diferentes “puntos emblema”.
Ahora nos desplazamos hasta la rotonda ubicada entre la Avenida de Madrid y la calle Ramón Carande. Precisamente en ella se instaló el monumento al movimiento Scouts.

 
Desde esta rotonda relativamente de nueva construcción nos vamos a desplazar por la calle Ramón Carande en línea recta hasta llegar a la intersección con la Avenida San Telmo, lugar en el que de nuevo existe otra rotonda. Resulta que se puede trazar una línea recta que conecta prácticamente el centro de cada rotonda y mide 326 metros, de nuevo la misma distancia que la existente entre las ubicaciones del cerro del Otero y de la Pata de Lobo. Y vamos a seguir desde esta segunda rotonda esta vez hasta  la rotonda que se encuentra más cercana al Campus universitario de “La Yutera”. Resulta que de nuevo se puede trazar una recta que conecte el interior de ambas rotondas cuya distancia sea 666 metros.
¿Veis ahora a lo que me refiero, basta con colocar una nueva escultura en la rotonda de la Avenida de San Telmo para tener tres esculturas distantes las mismas distancias que los cerros del Otero y de la Pata de Lobo ya que en la rotonda de la Avenida de Madrid como se ha dicho ya se instaló la del homenaje al movimiento Scouts y en la rotonda de la Yutera ya tenemos una fuente. Todo está más que pensado y planificado para ello, y como dije en un principio, la realidad supera y con creces a la ficción.
Estoy convencido de que jamás os hubierais imaginado algo así, pero ahora ya no hace falta que lo imaginéis, es realidad, por mucho que en un principio si nos hubieran contado una historia semejante nos pareciera imposible no lo es, es Palencia, y quizás ahora, además de surgiros muchas más preguntas, os empecéis a explicar absolutamente todo.
Todo, recalco, absolutamente todo, se encuentra englobado dentro de esta red, toda la ciudad de Palencia, pasado, presente y futuro está dentro de ella, y todo parte de los cerros, conectados directamente con las estrellas, una conexión cósmica, en otras palabras, una doble correlación de los cerros con las estrellas de la Osa Mayor que a través de esta red terrestre conecta a toda la ciudad de Palencia con esta constelación.
¿Recordáis cómo se destruyó el centro del corazón del Cristo del Otero, ese círculo que en sí era la clave que Victorio Macho nos dejó para resolver este gran rompecabezas? Todo se ha mantenido en secreto, y se ha consentido que los cerros y el Cristo del Otero permanecieran totalmente abandonados y olvidados. Alguien que perfectamente conocía todo esto no quería que nada de esto se supiera, pero el Gran Victorio Macho es capaz de hablar desde su propia tumba, y gracias a su grandiosidad ahora todos los ciudadanos de Palencia lo podemos saber.
 
 
El desarrollo urbanístico pasado, presente y futuro  de la ciudad de Palencia está basado en el patrón de los cerros, esos “cerros” que son mucho más que cerros, esos cerros a los cuales toda la ciudad  de Palencia está conectada a través de la RED, una red que parte de ellos y se distribuye por toda la ciudad, siendo sus principales nodos lugares en los que se reúnen muchísimas personas, la Red Oculta de Palencia cuyo primer nodo es el Cristo del Otero (666 metros al cerro de San Juanillo y 326 a la Pata de Lobo), y si comenzamos a descender desde el Cristo del Otero y recorremos 666 metros en línea recta llegamos al centro del Pabellón Mariano Haro, y desde este centro deportivo recorremos 326 metros nos encontramos en la rotonda de la Avenida de Santander, en el límite de la fuente en el que se ubica el monumento a los artistas palentinos, y si desde ese monumento como anteriormente he dicho trazamos una nueva línea recta de 666 metros de longitud llegamos al palomar de los Jardinillos... Una enorme y compleja RED que interconecta a Palencia y nos conecta a todos sin que la inmensa mayoría ni siquiera se lo imaginase.
Quiero terminar con una frase:
 Alioth era la clave, y el 666 la llave.








No hay comentarios:

Publicar un comentario